.
Acerca De Los Adventistas Del Septimo Dia/About Seventh-day Adventists
.
Click here for English

Español

Los adventistas creen una trinidad de tres personas - el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo - forman un solo Dios. Dios hizo posible la salvación cuando Jesús, el Hijo, vino a la tierra como un bebé en Belén y vivió una vida sin pecado, de conformidad con la voluntad del Padre. Cuando Jesús fue crucificado por los pecados de la gente del mundo y se levantó de la muertos al tercer día, la victoria fue ganada para todos.

Cuando regresó al cielo después de la resurrección, Jesús dejó el Espíritu Santo para servir como nuestro Consolador y Consejero.  Prometió volver a la tierra por segunda vez para completar Su plan de salvación y llevar a Su pueblo al cielo.  Adventistas se encuentran entre los creyentes que esperan ese dia.

Adventists creen que Dios se preocupa por la calidad de la vida humana, y que todo - la manera de vivir, comer, hablar, pensar, tratar a los demás, y la atención para el mundo que nos rodea - es parte de Su plan. Nuestras familias, nuestros hijos, nuestros trabajos, nuestros talentos, nuestro dinero y nuestro tiempo son muy importantes para él.



English
Adventists believe a Trinity of three persons--the Father, the Son and the Holy Spirit--make up one God. They made salvation possible when  Jesus, the Son, came to earth as a baby in Bethlehem and lived a sinless life in accordance with the Father's will. When Jesus was crucified for the sins of the people of the world and arose from the dead on the third day, victory was won for everyone. 

When He returned to heaven following the resurrection, Jesus left the Holy Spirit to serve as our Comforter and Counselor. He promised to return to earth a second time to complete His plan of salvation and take His people to heaven. Adventists are among the believers who look forward to that day.

Adventists believe that God is concerned with the quality of human life, and that everything--the way we live, eat, speak, think, treat each other, and care for the world around us--is a part of His plan. Our families, our children, our jobs, our talents, our money, and our time are all important to Him.